Resultados encontrados

Los destinos termales argentinos

Publicado: 02/03/2017

Los argentinos tenemos más de 45 destinos termales en más de 20 provincias, cuya explotación sustentable genera una gran corriente turística con repercusión en  las economías regionales que marcan el gran potencial de Argentina en este nicho turístico


 

En muchos de nuestros centros termales prevalece mayormente la fase lúdica que  como una opción para enfermos o gente de la tercera edad. Esto es un objetivo que se ha venido trabajando desde hace unos cuantos años.  En otros países con recursos termales menores  realizan una explotación intensiva y variada llegando a casi toda la población.

 Sin embargo, en Argentina hay lugares donde estas aguas generan un gran movimiento turístico y económico, por sus beneficios para la salud preventiva combinadas con terapias periféricas, además de la utilización de su lodo, sus vapores y su consumo humano, aún no tan difundido.

No se aprovechan actualmente en su totalidad los beneficios que las aguas termales naturalmente nos brindan para realizar tratamientos curativos y hasta a veces  para consumir, regenerándonos a nivel celular  desde el interior del organismo
 

Si podemos decir que muchas de ellas se han puesto como objetivo tener un buen porcentaje de sus estructuras para un fin lúdico.

 

Los baños termales deben ser moderados y graduales, teniendo en cuenta comenzar desde las piscinas más templadas hacia las calientes y no al revés.

Una vez en la piscina, permanecer de 10 a 15 minutos, salir y descansar de 15 a 20 minutos antes de retornar a la piscina. Esto es recomendable no por un factor puntual de perjuicio a la salud, sino porque el organismo absorbe durante los primeros quince minutos de inmersión, luego se satura.

Es decir que si no se respeta el tiempo de descanso, el organismo no recupera su capacidad de absorción de los beneficios termales.


Marcela Medina Navarro - Carlos Bahr

Arquitectos