Resultados encontrados

Mágicas por naturaleza, las Termas de Concepción brindan recreación, confort y paz

Publicado: 30/01/2017

Termas Concepción es un complejo que está a la vera de la ruta 14, en el km 129, muy cerca de la ciudad de Concepción del Uruguay.


Termas Concepción es un complejo que está a la vera de la ruta 14, en el km 129, muy cerca de la ciudad de Concepción del Uruguay. En un complejo formado por 30 hectáreas que ofrece alrededor de 70 alojamientos entre bungalows, cabañas de madera y appart hotel. En este mundo natural y en la temporada estival inauguramos el Parque Acuático Concepción, muy enfocado al grupo familiar, ya que cuenta con varias piletas de agua termal y otras que disponen de divertidos toboganes. Este parque está alejado del resto para que el turista que quiera disfrutar de una actividad pasiva tenga su espacio. También se ha tenido en cuenta a la gente que gusta desplegar mayor energía. En nuestras termas, la familia se reúne para comer un buen asado, estar en contacto con la naturaleza o hacer una caminata dentro de nuestro propio complejo.
–¿El complejo está abierto todo el año?
–En el grupo de piletas termales, hay una que es techada y que tiene un sistema de tipo telescópico: se puede abrir ese cerramiento durante los días más lindos, y durante los días fríos y ventosos, se cierra, brindando un ambiente placentero porque es todo vidriado.
–¿Qué propiedades y beneficios nos brindan a la piel o a la salud las aguas de estas termas?
–Nosotros enfocamos nuestro complejo termal más que nada hacia la parte recreativa. El agua termal tiene la propiedad (para que todo el mundo lo entienda) de desinflar a una persona, ¿sí?, es decir que con el contacto con el agua, sienta que está relajada, nada tensa.  Y enfocamos todo nuestro paisajismo a eso, a encontrar una actividad que ponga fin a una de las principales enfermedades que tenemos hoy en la vida cotidiana, que es el alto estrés. En este universo natural  se hacen caminatas, se almuerza o se cena en un restaurant con vista a un lago, con música tranquila, para que la familia pueda encontrarse, charlar, compartir momentos inolvidables y, de esta manera, ponerle un freno a todas las malas energías que la vida cotidiana nos trae.
–¿Cómo enfocan ustedes esta temporada algo difícil?
–Mayo y junio, antes de las vacaciones de invierno, son los meses más bajos de trabajo en el turismo a nivel nacional; esto es así estadísticamente. La gente en estos meses de frío no llega porque tiene a sus hijos en la escuela. Y aparte existe una retracción en el consumo que podríamos evaluar en un 30% más bajo, una cuestión por el estilo, que es más o menos el promedio provincial. Enfrentamos este momento con publicidad y mucho marketing. Estamos lanzando el período de vacaciones de invierno en Entre Ríos para que sus habitantes se queden en la provincia, y ofrecemos paquetes turísticos con precios muy beneficiosos que tienen que ver con el turismo, con la gastronomía. Invitamos a los turistas a alojarse y descansar gastando lo menos posible.
–¿Desde qué lugares llegan los turistas?
–En general, el 80% aproximadamente de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Después tenemos de la provincia de Entre Ríos, algo de Santa Fe, del norte, como Corrientes y Misiones.
–¿Y qué te gusta más de este lugar como turista?
–La paz…definitivamente, la paz. Hoy en día estamos muy conectados al teléfono, la radio, la tele. Escuchamos noticias permanentemente; el valor del dólar, la inflación, etc. Y acá, a poca distancia, por una autovía totalmente segura, se pueden encontrar con 2 o 3 días de tranquilidad, charlar, encontrarte con la familia, con amigos, compartir momentos que la vida cotidiana a veces no te permite por diferentes horarios, por diferentes actividades que tiene cada uno.

Termas de Concepción de Entre Ríos – Créd. Caminos Culturales
–¿Cuánto hace que comenzaste el gerenciamiento de Termas Concepción?
–A principios de 2009, un año antes de la apertura del complejo, que lo hizo en agosto de ese año.  En sus inicios, había solo un grupo de piletas de agua termal y 30 bungalows; ¡hoy llegamos a 70!, además de piletas de agua fría y un Parque Acuático. Estoy satisfecho porque se han cumplido las expectativas, y no solo eso, sino que se han generado nuevos negocios: hoy se está trabajando en un salón de eventos, en el que se va avanzando lentamente pero con la certeza de que lo inauguraremos en breve.  Estamos muy bien posicionados, pero también sabemos que los avatares de la economía nacional impactan en la vida cotidiana.
–¿Cuántas termas hay en Entre Ríos?
–Son 16.
–¿Hay un ranking que evalúa el posicionamiento de las Termas de Concepción?
–Es muy difícil evaluarlo de esa manera, porque la provincia posee complejos que son públicos, otros  son privados; los hay con alojamiento aunque algunos tienen hospedaje adentro y el resto  afuera. También encontramos centros que están encarados más desde el área terapéutica. El nuestro acentúa más el área recreativa. Cada uno realiza un trabajo serio que se enfoca en sus fortalezas y brinda una excelente atención  para que la gente se vaya con una buena imagen de la provincia.
–¿Y a nivel internacional?
–A nivel internacional, el termalismo es un producto que potenciamos y posicionamos día a día.Posicionar es una tarea que requiere de más esfuerzo de marketing y de mercados más abiertos. Tenemos mucho público de Uruguay, de Brasil, país que este año fue beneficiado por la llegada de los argentinos a sus playas. Cuando el cambio favorece para venir, tenemos a los brasileños acá, dentro de los complejos.
–¿Cuál es el slogan de Termas Concepción, Entre Ríos?
–“Mágicas por naturaleza”.
Entrevista a Walter Magri, gerente de Termas de Concepción de Entre Ríos, quien recibió a Caminos Culturales en el complejo cuyas instalaciones son de primer nivel. Aquí se encuentra una alternativa a la oferta turística con la que cuenta la ciudad. En este paraíso, el susurro de la brisa se impone al ruido de cualquier ciudad. Aquí la tranquilidad y la belleza de los espacios naturales suman al confort, bienestar y seguridad. El lugar fue pensado para recibir a turistas exigentes que admiran la pasividad de un lago artificial ubicado en medio de 30 hectáreas de naturaleza.