Resultados encontrados

Centros termales para disfrutar en invierno

Publicado: 07/07/2014

Placer para cuerpo y alma en los complejos de aguas termales de la Argentina.


Desde hace dos décadas crece sostenidamente la fama de Argentina como territorio termal por excelencia, con más de 40 complejos dedicados al turismo salud desde Jujuy hasta la Patagonia. Aquí se proponen doce de los más completos centros termales del país.

1. CONCORDIA - Entre Ríos: Las muy completas prestaciones de tres complejos animan la oferta termal de esta ciudad, ubicada a orillas del río Uruguay, a esta altura ensanchado por el lago de la represa Salto Grande. Entre otros atractivos, hay que tener en cuenta el Jardín Botánico y el Castillo del Parque San Carlos (donde se hospedó el escritor francés Antoine de Saint Exupéry, autor de "El Principito"), el Palacio Arruabarrena y los museos de Antropología y Ciencias Naturales y Judío.

2. BASAVILBASO - Entre Ríos: Seis piletas (una cubierta y otra para chicos) con aguas termales saladas. El complejo también tiene parrilla y restaurante, donde preparan uno de los mejores asados de Entre Ríos. Esta localidad del centro de la provincia también se destaca por el Circuito Histórico de las Colonias Judías y su desarrollo ferroviario.

3. FEDERACION - Entre Ríos: Un parque acuático se agregó a las 13 piscinas termales y el spa, en el más famoso complejo termal de Entre Ríos. Cuenta con su propio hotel, en medio de un espectacular parque rodeado de apart hoteles y bungalows. Los baños termales se pueden combinar con caminatas por la costanera del lago de la represa Salto Grande y un paseo en un tren con ruedas hasta Vieja Federación y la Reserva Natural Chaviyú.

4. SAN CLEMENTE DEL TUYU - Provincia de Buenos Aires: Cuatro piscinas ofrecen aguas micromedicinales marinas. Este complejo se destaca por la variedad de actividades recreativas que complementan la propuesta termal, como paseos en cuatriciclo, cuadripedal, carrito para bebé, vuelta en minijeep, castillo inflable, recorrido en tren y ascenso al faro San Antonio.

5. CARHUE - Provincia de Buenos Aires: Los baños termales se pueden tomar en las aguas saladas de la laguna Epecuén y en las piletas de todos los hoteles de la ciudad. Los paseos tradicionales conducen hasta la periferia de la laguna, las ruinas de Villa Epecuén y el pueblo rural Rivera, donde se asentaron colonos judíos.

6. CACHEUTA - Mendoza: El Parque de Agua totaliza tres piscinas termales (una para chicos, otra con olas) y un sector que emite vapores de agua termal, con el magnífico marco de la Cordillera. A un km de allí, el hotel Termas Cacheuta ofrece baños y tratamientos, que se recomiendan para desintoxicar la piel, tratar el sistema respiratorio y como relajantes.

7. COPAHUE - Neuquén: La temporada, que empezó en diciembre, se extendió hasta el 4 de mayo. Entre mayo y noviembre, las aguas y barros terapéuticos de Copahue se pueden disfrutar en un spa de Neuquén capital. Al pie de la Cordillera -a 17 km de Caviahue-, los baños en las lagunas de algas, barros y de los Callos brindan gran alivio. Agua y fango extraídos de la laguna Sulfurosa se utilizan en distintas terapias en cabinas individuales.

8. PISMANTA - San Juan: A 182 kilómetros de San Juan capital, cerca de Rodeo y Jáchal -donde es imperdible el Circuito Histórico de los Molinos Harineros-, las aguas bicarbonatadas, alcalinas y sódicas surgen de vertientes termales y se aplican para problemas de hígado, diabetes, reumatismo, gota, afecciones de la piel y respiratorias. El hotel Termas Pismanta ofrece pensión completa, spa (sauna, baño de vapor y ducha escocesa), pileta termal, DirecTV, bata, pantuflas y toallas.

9. RIO HONDO - Santiago del Estero: Todos los hoteles de Las Termas de Río Hondo disponen de agua termal, rica en sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio y oligoelementos. Se aplica para estimular las defensas del organismo, depurar la sangre, reactivar el metabolismo, reeducar el sistema termorregulador, como analgésico, calmante, desensibilizante, tonificante, reconstituyente y sedante. La ciudad luce muy mejorada desde hace dos años, a partir de la inauguración de un puente hasta la isla y Reserva Natural Tara Inti, el paseo costanero, el Parque de Agua, el autódromo y el aeropuerto.

10. REYES - Jujuy: Los monarcas del imperio incaico ya aprovechaban las bondades de estas aguas termales hace más de cinco siglos. Afloran 19 km al norte de San Salvador de Jujuy, a 50° de temperatura. Son hípertermales, de baja salinidad, sulfatadas y bicarbonatadas sódicas y se aplican para estimular las defensas, eliminar toxinas y reactivar el metabolismo en reumáticos y alérgicos. Tienen alto poder analgésico, relajante, reconstituyente y calmante de dolores musculares, además de sedar el sistema nervioso.

11. FIAMBALA - Catamarca: Un magnífico lugar para relajarse, en plena Cordillera. El agua termal, que surge de las napas y se vuelca en catorce piletones naturales de piedra -escalonados sobre la ladera de la montaña-, se recomienda para tratar afecciones del sistema nervioso y de piel, artritis y reuma.

12. ROSARIO DE LA FRONTERA - Salta: El histórico hotel Termas (una reliquia admirablemente conservada desde principios del siglo XX) ofrece siete tipos de baños termales. El agua termal surge de nueve manantiales y llega a las 76 habitaciones. También hay dos piscinas termales, juegos de salón, gimnasio, capilla, restaurante, canchas de tenis, bochas, vóley playero y nueve hoyos de golf.

Cristian Sirouyan para el Suplemento Viajes del diario Clarin

04-07-2014